miércoles, 17 de noviembre de 2010

Para los padres: El cachete duele, pero no funciona


Un cachete, una bofetada, un azote, una colleja, un capón, un zapatillazo... Son términos clásicos, con connotaciones no demasiado negativas y que muchos españoles tienen asociados a la educación de sus hijos. Utilizados de forma muy puntual, como último recurso, para marcar claramente un límite a un niño o a un preadolescente, un buen número de personas lo ven como algo eficaz.

Leed más opiniones de profesores de psicología, de un filósofo y de un juez pinchando AQUÍ

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada